Desperfectos con el colector del coche

Son tantas las piezas que tiene un vehículo, que muchas de ellas son desconocidas para algunos y una de ellas es el colector de admisión. El colector de admisión es vital para el buen funcionamiento del coche y, por ello, se requiere que esté en óptimas condiciones. Si está sucio, tiene fugas o se ha obstruido, su rendimiento se vería visiblemente afectado. Con este elemento averiado se reduce la potencia y el automóvil daría tirones mientras circula.

Señales de fallas en el colector de admisión

Se detiene el motor: es una de los principales síntomas de que hay algún problema. Las paradas sucesivas suelen presentarse cada vez que se suelta el pedal del acelerador. Esto es consecuencia del exceso de sucio que bloquea el flujo de aire hacia los compartimientos del motor.

Hay ruidos en ralentí: suele escucharse de manera continua un sonido leve, el mismo será intermitente, si se encuentra obstruido o sucio. Esto se debe a que la fluidez entre la mezcla de aire y el combustible no es suficiente; también es probable que las partículas más pequeñas no sean retenidas por el filtro y hayan llegado hasta el colector, adhiriéndose a él.

Se adhiere la carbonilla en el motor: no es algo extraño que la carbonilla se acumule. La mezcla hecha de combustible se va oxidando debido al calentamiento del aire y eso genera un residuo que poco a poco se va alojando en el interior de los tubos. Es posible que la carbonilla se pegue a los pistones, a los inyectores y a las demás piezas que conforman al motor o al colector.

Se escuchan carraspeos en el motor: el carraspeo de la máquina se hace presente cuando al filtro del aire y a los cilindros no les cabe más sucio. Ello incrementa el consumo de combustible y que el motor sea ineficiente y se sobrecaliente.

Problemas con los cilindros del motor: cuando los cilindros tienen fallas, no permiten que el resto de los componentes del motor funcionen como es debido. Las impurezas que se van acumulando bloquean el paso del aire hacia los cilindros, y por eso dejan de funcionar y emiten ese molesto ruido de carraspeo que puede confundirse con los síntomas de otras averías.

Los inconvenientes del colector pueden ser reparados, sin embargo, si las averías se han acumulado y se presenta una falla con el colector, podría crearse un caos que sería bastante caro de afrontar. En caso de que por alguna razón decida que no continuará batallando con el vehículo, una alternativa para obtener una ganancia en lugar de una pérdida total, es vendiendo el automóvil a un desguace. Consultando en cochesparadesguace podría obtener una tasación gratuita y hacer un buen negocio sin complicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.